En Icare, Susana Claro se refirió a cómo generar una cultura de innovación en las organizaciones

 

En el congreso Innovación, Desaprender y Emprender, la académica de la Escuela de Gobierno respondió esta pregunta, poniendo en valor la diversidad para potenciar una cultura de aprendizaje. “La comunidad de la cual somos parte es nuestro principal capital de la sociedad o de la organización donde estén”, dijo. Explicó cómo la mentalidad es maleable y social.

*Fotos de Icare

Mientras realizaba su doctorado en Economía de la Educación en la Universidad de Stanford, Estados Unidos, Susana Claro tuvo la oportunidad de trabajar con la profesora Carol Dweck. La experta en sicología social es reconocida por sus investigaciones en torno a la mentalidad de crecimiento. Aquel concepto es en la actualidad motivo de estudio para la académica de la Escuela de Gobierno UC en diversos colegios del país.

Ante la audiencia de Icare y en el Congreso Chileno de Innovación: "Desaprender y Emprender", Susana Claro desarrolló su idea de la cultura de aprendizaje e innovación dentro de las organizaciones, basado en la mentalidad de crecimiento.

Refirió a Joseph Henrich, biólogo de la evolución, quien señala que el mayor poder para la adaptación no ha sido desde la individualidad, sino que desde nosotros colectivamente, el cerebro colectivo donde se almacena la cultura. “Tenemos una gran ventaja, ventaja de aprender socialmente y almacenar entre nosotros el conocimiento a través de las generaciones”, dijo.

Ante la pregunta ¿basta con agrandar la comunidad? Susana Claro explicó que existen organizaciones con “una cultura para destruir cualquier cosa”, en donde el error no está permitido. Quienes han tratado de revertir esto, dijo, han sido personalidades como Satya Nadella, CEO de Microsoft, citando su frase “nosotros creemos fundamentalmente que necesitamos una cultura fundada en la mentalidad de crecimiento. Comienza con una creencia en que cada uno puede desarrollarse y crecer”.

Tal como explicó la profesora Claro, el concepto de mentalidad de crecimiento fue acuñado por Dweck, “se refiere a un grupo de creencias implícitas que tenemos con respecto a diversas cosas, como por ejemplo al talento. Implícitas quiere decir que a veces ni siquiera sabemos que las tenemos, que tenemos detrás de nosotros y que nos regulan cuando hacemos cosas”.

Según estas investigaciones, existen quienes recurrentemente presentan una mentalidad fija, si se cree que la inteligencia es algo que no cambia y el fracaso lo interpretan como el límite de sus capacidades. Prefieren situaciones que les permita verse como los más inteligentes de la sala. No preguntan si tienen dudas, esconden los errores. La mentalidad de crecimiento, en cambio, se considera en personas que ven a la inteligencia como un músculo, que puede crecer, es decir, maleable. El fracaso es un paso inevitable y lo interpretan como una unidad de información.

¿Puedo instalar una cultura de aprendizaje en las empresas chilenas? Preguntó Susana Claro a la audiencia. “Microsoft ya no tiene empleados, Microsoft es empleado por las personas para realizar sus proyectos de vida, que estén alineados con los propósitos de la empresa”, ejemplificó.

“El capital no es solo ser un aprendedor, sino ser un aprendedor en una comunidad abierta, conectada e inclusiva ¿por qué es importante que esto sea considerado a nivel organizacional más que personas? Porque la mentalidad es maleable y social”, dijo la profesora Susana Claro.

Concluyó su presentación, señalando que, “si no lo cuidamos si no trabajamos como comunidad que incluya a todas las personas de toda la sociedad y de todo el país, incluso los que vienen de afuera, vamos a perder nuestra gran fortaleza”.

Revisa el congreso completo en Icare