“Proceso de reinserción descansa en la mujer y en su acto heroico de moverse fuera del delito. El Estado es el gran ausente”. Revisa el conversatorio de mujer y cárcel

 

En Chile ha sido muy escasa la incorporación del mundo de la mujer en las estructuras del sistema carcelario. En este webinar abordamos los desafíos de la reinserción de la mujer una vez que cumple su encierro. Según la literatura, ellas reciben un doble castigo al momento de querer reintegrarse socialmente, y visibilizando la falta de políticas públicas para abordarlo. 

Photo by Denis Oliveira on Unsplash

En Chile ha sido muy escasa la incorporación del mundo femenino en las estructuras del sistema penitenciario y que, además, respondan a las necesidades específicas de la mujer que sale en libertad. En el conversatorio Mujer y Cárcel, organizado por la Escuela de Gobierno UC y Nuestra Voz, se abordó principalmente el proceso de reinserción que ellas experimentan y los desafíos transversales en términos de política pública para integrarlas socialmente.

Según datos que explicó como moderadora la profesora de la Escuela de Gobierno UC, Susana Claro, la población femenina constituye un 11% del total atendida por Gendarmería, y un 8% de quienes cumplen condena en el sistema cerrado. Los porcentajes de encarcelamiento han aumentado muchos más que el de los hombres desde la década del ‘90, principalmente por el tipo de delito que comenten, relacionados con drogas y delitos contra la propiedad. Es transversal el hecho que las personas que llegan a la cárcel provienen principalmente de niveles socioeconómicos bajos, y con historias de vidas de vulnerabilidad y la marginalidad.

 “Ha sido súper difícil salir y ayudar a mi hijo, y luego llegar a dormir a la cárcel”, Jeannette Zurita.

En medio de la crisis sanitaria, el conversatorio surgió con el objetivo de saber en qué situación se encuentran las mujeres privadas de libertad. Respecto de cómo han vivido la pandemia dentro de la cárcel de mujeres, la hermana Nelly León, quien es religiosa del Buen Pastor y Capellana de la Cárcel de Mujeres de San Joaquín, además de fundadora y presidenta del directorio de la Fundación Mujer Levántate, cuenta que se organizaron con alcohol gel, túneles sanitarios, y tratando de fomentar cultura de la mascarilla, tema no menor en la cárcel. “Es una cultura muy difícil de romper, porque ellas tienen una vida en colectivo, a compartir la vida, compartir el mate”, explica la hermana Nelly. Dice que no sabe cómo el patio Mandela donde ella trabaja se contagiaron muchas de ellas.

Si bien los hombres y mujeres experimentan una serie de desafíos al momento de salir en libertad, la mujer que egresa lo hace en un contexto enmarcado en roles y expectativas de género, donde el estigma de haber cometido un delito se suma el de haber quebrado lo que se esperaba de ella como mujer y madre. Además, cuando sale no solo se hace cargo de sí misma, sino de sus hijos e hijas en el exterior.

“¿Cuál es la política pública? Esta es la gran deuda del Estado. El proceso de reinserción descansa en la mujer y en su acto heroico de moverse fuera del delito. el Estado es el gran ausente”, Pilar Larroulet.

“Las amo profundamente y creo que en la reinserción de ellas”, continuó la hermana Nelly. Según Pilar Larroulet, profesora del Instituto de Sociología y doctora en temas de criminología y justicia, agrega que, “¿quien es la persona que sale en libertad y que se reinserta? La mujer privada de libertad viene de contexto social de vulnerabilidad y en vez de compensar esa vulnerabilidad se profundiza”. Además, señala que un 70% ha tenido un empleo luego de un año y en general son precarios. Mujer Levántate es la única casa de acogida que existe y no existe lo mismo para hombres, explicó. Y el tema de las drogas y la contención desde el sistema público no da abastos. “¿Cuál es la política pública? Esta es la gran deuda del Estado. El proceso de reinserción descansa en la mujer y en su acto heroico de moverse fuera del delito. el Estado es el gran ausente”, dice.

Jeannete Zurita fue la tercera panelista y fue reconocida por realizar el discurso frente al Papa Francisco en la visita que éste realizara a la cárcel de mujeres, donde pudo relatar su vida marcada por la cárcel y la Iglesia. Ella está condenada a 15 años de prisión por tráfico de drogas, cumpliendo actualmente reclusión nocturna en el Centro Penitenciario Femenino de San Joaquín. Hoy se encuentra sacando su título en estética profesional en el instituto AIEP y con lo cual espera reinsertarte laboralmente. “Ha sido súper difícil salir y ayudar a mi hijo, y luego llegar a dormir a la cárcel”. Quedó cesante luego de trabajar en un centro de belleza en Lo Barnechea. Ahora con un pequeño emprendimiento y con apoyo de la madre vende pijamas.

Producto del beneficio conmutativo que ofreció el Estado para hombres y mujeres para salir en libertad antes de los 36 meses restantes de privación, Jeannette no pudo acceder a aquello producto de que su pena es más larga. Sin embargo, a veces las mujeres prefieren no salir de la cárcel porque dentro de ella existe la posibilidad de que tengan trabajo remunerado, sin contrato, por lo que no se generar registros de esa labor realizada. Respecto a los programas de reinserción, Pilar Larroulet dice que hay un desafío en eso, pues no existe un componente post penitenciario.

"Una de las cosas que me ha tocado vivir es acompañar a las mamás. El 90 % son madres y sufren mucho y viven esta triple condena ", hermana Nelly León.

Uno de los temas más difíciles para las mujeres es la maternidad. “El vínculo con mi hijo fue lo más difícil durante el encierro. Reprochan que tu no hayas estado con ellos. La hermana Nelly ayudó a que las mujeres tuvieran espacios especiales para verlos y que no estuvieran expuestos a cosas fuertes. Los niños sufren mucho. Todavía trabajo en unir ese vínculo”, explicó Jeannette Zurita.

Hermana Nelly complementa que, “una de las cosas que me ha tocado vivir es acompañar a las mamás. El 90 % son madres y sufren mucho y esta triple condena que le da el ministerio Público y Tribunales, la sociedad civil y, la más dura, es la familiar. Rehacer ese vínculo es muy complicado”, dice.

“Veamos el éxito de quien sale en libertad como una responsabilidad de todos”, dice Pilar, concluyendo en que esto como un desafío conjunto, entregando oportunidades de reinserción a quienes han estado excluidos y marginados.

Si quieres ver el webinar completo, puedes hacerlo aquí: