Combinación de estrategias de vacunación oral y puerta a puerta podría abarcar más eficientemente el control de la rabia

 

Los resultados fueron obtenidos por un grupo de investigadores, incluido el profesor Eduardo Undurraga, basados en estrategias de control de una epidemia de rabia canina en Haití en 2016. Si bien las vacunas orales para perros no están disponibles en el mercado, el equipo espera que este estudio respalde el diseño e implementación de campañas de vacunación canina más efectivas, para lograr el objetivo de la Organización Mundial de la Salud, de eliminar las muertes por rabia para 2030. 

 

Vector de Árbol creado por pch.vector - www.freepik.es

La rabia es una enfermedad infecciosa letal. Representa una muerte casi segura para quienes desarrollan síntomas. Es por ello la urgencia de entidades como la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y muchas organizaciones no gubernamentales de movilizar a sus estados miembros y asignar recursos y esfuerzos adicionales para eliminar las muertes por rabia en humanos al año 2030 [1].

La rabia es una zoonosis, es decir, una enfermedad que se origina en un animal, pero se transmite a humanos (como el CoVID-19, Ébola, o VIH/SIDA). Se estima que la rabia mata alrededor de 60 mil personas al año y también a cientos de miles de animales [2]. La mayor parte de esta carga de enfermedad recae en países de ingresos bajos y medios, particularmente en niños, y en comunidades urbanas en situación de pobreza.

Aproximadamente el 99% de las muertes por rabia se deben a la mordedura de un perro doméstico infectado, por lo que controlar la rabia en esta población reduce sustancialmente la exposición en humanos [3]. La OMS recomienda campañas de vacunación recurrentes que cubran al menos el 70% de la población canina para controlar y potencialmente eliminar la rabia canina [1].

Muchos países con transmisión endémica (permanente en el tiempo) de rabia canina se encuentran en las primeras etapas de sus esfuerzos de control, focalizados en superar barreras relacionadas con la comprensión de la epidemiología local, desafíos logísticos y operativos, falta de recursos, y otras prioridades importantes en salud, que impiden destinar suficientes recursos a la rabia [4]. Muchas de estas barreras han sido abordadas y superadas en otras regiones, como Europa, Estados Unidos, y buena parte de América Latina [5], lo que presenta una oportunidad para aquellos países que aún se encuentran en las primeras etapas de control de aprender de otras experiencias.

Es por ello que un grupo de investigadores del Centers for Disease Control and Prevention (CDC), junto al profesor Eduardo Undurraga, diseñaron e implementaron una campaña en Haití, país que tiene la mayor cantidad de muertes por rabia en el hemisferio occidental. El grupo también lo conformaron personas del gobierno de Haití, y de otras agencias y organizaciones de salud pública.

A pesar de importantes mejoras en el control de la rabia [6, 7], las campañas masivas de vacunación de perros en Haití aún no han alcanzado la frecuencia e intensidad requeridas para su eliminación. Los programas generalmente se han basado en la vacunación parenteral en punto fijo (i.e., grupos de vacunadores se pasean por distintos barrios y las personas llevan sus perros a vacunar a una estación fija de vacunación). Sin embargo, las prácticas de tenencia de perros, la capacidad de vacunar a subpoblaciones difíciles de alcanzar (e.g. perros agresivos o muy tímidos, perros de vida libre o “free roaming”), las limitaciones de recursos y complejidades logísticas (largas distancias, cadenas de frio, vacunas inestables) pueden afectar la capacidad de un país para alcanzar el objetivo del 70% de vacunación.

El artículo [8], publicado en Vaccine, reporta los resultados de una evaluación de costos, efectividad, y análisis de costo-efectividad para tres estrategias de vacunación canina implementadas durante un brote de rabia en Croix-des-Bouquet, Haití, en 2016, y en el contexto de la campaña de control. Las estrategias de vacunación fueron (i) vacunación de punto fijo, (ii) vacunación puerta a puerta más captura-vacuna-liberación, y (iii) vacunación oral contra la rabia.

En la estrategia de punto fijo -el enfoque más utilizado- se alienta a los miembros de la comunidad a llevar perros a un lugar centralizado donde los vacunadores hayan establecido una clínica de vacunación temporal. En el lugar los perros reciben una dosis de vacuna parenteral antirrábica.

La segunda estrategia combinó la vacunación puerta a puerta, donde los vacunadores visitan los hogares para para ofrecer la vacuna, con captura-vacuna-liberación, que requiere que los vacunadores capturen al perro y lo vacunen (generalmente se aplica a perros de libre circulación).

La última estrategia combinó la vacunación puerta a puerta y una vacuna oral, que está contenida en un sachet envuelta en un cebo que se entrega al perro o se pone en un lugar visible para que la ingieran. Los cebos de vacunación oral contra la rabia (ORV) son de uso común para control de rabia en animales salvajes (como zorros o mapaches), como complemento de la vacunación parental de animales domésticos. Se ha utilizado sólo experimentalmente para vacunar perros que deambulan libremente en varios entornos, pero la tecnología aún está en desarrollo.

Los resultados de la evaluación mostraron que la estrategia de vacunación puerta a puerta combinada con vacunación oral contra la rabia fue la estrategia más exitosa al considerar la cobertura de vacunación para toda la población canina. Esta estrategia también fue la más costo-efectiva de las tres evaluadas. El estudio también encontró una disminución sustantiva en la cantidad de perros vacunados por vacunador por hora durante el día, para todas las estrategias. Los resultados sugieren que la vacunación de punto fijo y la estrategia de puerta a puerta más captura-vacuna-liberación pueden no ser suficientes para lograr el objetivo del 70% de la población de perros vacunados en Haití, o requerirían esfuerzos adicionales sustanciales para alcanzar dicho objetivo.

Las vacunas orales no están disponibles actualmente para campañas de vacunación masiva, o no son una herramienta común en el diseño e implementación de campañas de vacunación para perros, y puede requerir trabajo extra para hacer los cebos. Probablemente se requiera combinar varias estrategias de vacunación para lograr el objetivo de una vacunación del 70%. Se espera que los resultados de este estudio respalden el diseño y la implementación de campañas de vacunación canina más efectivas para lograr el objetivo de la eliminación de la rabia humana mediada por perros para 2030.

Referencias

1. World Health Organization. WHO Expert Consultation on Rabies. Third Report. Geneva: World Health Organization Department of Control of Neglected Tropical Diseases; 2018.

2. Hampson K, Coudeville L, Lembo T, Sambo M, Kieffer A, Attlan M, et al. Estimating the global burden of endemic canine rabies. PLoS Negl Trop Dis. 2015;9(4):e0003709.

3. World Health Organization. Rabies vaccines: WHO position paper. Wkly Epidemiol Rec. 2010;85(32):309-20.

4. Wallace RM, Undurraga EA, Blanton JD, Cleaton J, Franka R. Elimination of Dog-Mediated Human Rabies Deaths by 2030: Needs Assessment and Alternatives for Progress Based on Dog Vaccination. Front Vet Sci. 2017;4(9).

5. Vigilato MAN, Clavijo A, Knobl T, Silva HMT, Cosivi O, Schneider MC, et al. Progress towards eliminating canine rabies: policies and perspectives from Latin America and the Caribbean. Philosophical Transactions of the Royal Society of London B: Biological Sciences. 2013;368(1623):20120143.

6. Wallace R, Etheart M, Ludder F, Augustin P, Fenelon N, Franka R, et al. The health impact of rabies in Haiti and recent developments on the path toward elimination, 2010–2015. The American journal of tropical medicine and hygiene. 2017;97(4_Suppl):76-83.

7. Undurraga EA, Meltzer MI, Tran CH, Atkins CY, Etheart MD, Millien MF, et al. Cost-Effectiveness Evaluation of a Novel Integrated Bite Case Management Program for the Control of Human Rabies, Haiti 2014–2015. Am J Trop Med Hyg. 2017;96(6):1307-17.

8. Undurraga EA, Millien MF, Allel K, Etheart MD, Cleaton J, Ross Y, et al. Costs and effectiveness of alternative dog vaccination strategies to improve dog population coverage in rural and urban settings during a rabies outbreak. Vaccine. 2020;In press.