El 80% de escuelas abrió y uno de cada 3 escolares asiste presencialmente una vez a la semana


 

Según el último reporte de la Encuesta Nacional de Monitoreo de Establecimientos Escolares en Pandemia de las universidades de Chile y Católica, tres son los elementos prioritarios identificados por los directores: aumentar asistencia de estudiantes, cerrar las brechas internas de aprendizaje, y mejorar la conectividad para la educación remota

 

Imagen de Angeles Balaguer en Pixabay 

El 80% de los establecimientos en fase 2 o superior ya retornó a la presencialidad y los estudiantes que asistieron al menos una vez a la semana al establecimiento escolar representan el 27% de la matrícula. Estos son los datos que arroja la Encuesta Nacional de Monitoreo de Establecimientos Escolares en Pandemia, elaborada por el CIAE de la U. de Chile, y, por parte de la UC, por el Instituto de Sociología y la Escuela de Gobierno, con el apoyo del Centro de Políticas Públicas de la misma universidad, que midió el retorno a clases presenciales durante la semana del 9 y 13 de agosto, y que fue respondida por una muestra del 21% de los 9.450 establecimientos del país, la cual fue altamente representativa de todo el país.

Debido a los aforos para cumplir con los protocolos sanitarios, los colegios cuentan con una capacidad máxima promedio de 43% de su matrícula total. Los estudiantes que están asistiendo al menos una vez a la semana representan el 27% del total de la matrícula de los establecimientos abiertos, sin mucha variación entre dependencia y ciclo educativo. La excepción es el sector particular pagado donde la asistencia declarada es mucho mayor (54%).

“Además de las restricciones por el aforo, los datos demuestran que, debido a factores como la confianza de las familias y la situación aún incierta de la pandemia, la educación híbrida será la realidad en el periodo cercano, lo cual genera enormes desafíos para las comunidades educativas y las autoridades”, dice Juan Pablo Valenzuela, investigador del CIAE del Instituto de Estudios Avanzados en Educación de la U. de Chile.

Respecto a este mismo tema, se les pidió a directores y directoras que identificaran los tres aspectos más críticos para el funcionamiento de los establecimientos en este período. Los focos identificados como prioritarios fueron: aumentar la asistencia de estudiantes en los establecimientos abiertos, el cierre de las brechas de aprendizaje internas y la conectividad para el trabajo remoto.

“Estamos haciendo este seguimiento desde marzo y luego de seis meses hemos notado enormes avances en los esfuerzos de los establecimientos por ofrecer actividades presenciales. Casi todos los establecimientos de la Nueva Educación Pública están abiertos. El sector municipal está más rezagado, pero con un importante incremento en la apertura de colegios y muchos otros preparándose para recibir estudiantes este mes,” dice Susana Claro, profesora de la Escuela de Gobierno de la Universidad Católica de Chile, quien junto a Juan Pablo Valenzuela y los otros académicos del equipo publican desde abril los reportes en el sitio www.covideducacion.cl

El estudio encontró que de los establecimientos de la muestra que tuvo actividades presenciales durante la semana analizada, se considera el siguiente desglose por dependencia: 90% en los Servicios Locales de Educación Pública, particulares subvencionados y particulares pagados y 61% en el caso de los municipales. El 80% de los que no abrieron son municipales, aunque el 55% esperaba abrir entre agosto y septiembre. La razón, explicaron, es que se sienten insuficientemente preparados para la apertura (55%). Una fecha clave, sin embargo, fue la vuelta de vacaciones de invierno, aumentando de 40% a 60% los establecimientos municipales abiertos entre junio y agosto.

Temas pendientes

La conectividad para poder continuar las clases vía remota, por restricciones como por ejemplo los aforos permitidos en espacios cerrados, es uno de los grandes temas preocupantes en el contexto de la pandemia. Alrededor del 26% de los estudiantes no cuentan con la conectividad suficiente para participar de las actividades de aprendizaje a distancia, cifra que aumenta si se focaliza en los establecimientos municipales y SLEP (33%).

Sin embargo, una de las cifras que más preocupa son los niños y niñas que no participan en ninguna actividad, llegando al 5,4%. Aquí la presencialidad es un factor que parece influir, al ser los establecimientos que no han abierto físicamente donde este número es el 9% en comparación al promedio de 4,6% general de lugares que abren. “La presencialidad, especialmente en estos momentos en que la pandemia nos ha dado una tregua con la baja de contagios, es una oportunidad para reconectar con ese porcentaje de estudiantes que dejó de vincularse con la escuela,” advierte la profesora Susana Claro.