Profesor Eduardo Undurraga es parte de equipo que espera generar un piso de protección social para la Infancia y Adolescencia


 

Tras dos años de investigación de la Alianza para la Erradicación de la Pobreza -donde participa Hogar de Cristo, Fundación Colunga, Unicef Chile y Núcleo Milenio MLIV (donde participa el profesor)- se presentaron los resultados donde se destacó cómo “nacer y crecer” en situación de pobreza y vulnerabilidad transgrede los derechos de niñas, niños y adolescentes y aumenta la posibilidad de perpetuar la pobreza en sus vidas.

 

 

Después de dos años de investigación, una crisis social y sanitaria sin precedentes de por medio, se dieron a conocer hoy en un seminario virtual los principales resultados del estudio Nacer y Crecer en Pobreza en Chile, fruto de la Alianza para la Erradicación de la Pobreza Infantil compuesta por el Centro Iberoamericano de los Derechos del Niño (CIDENI), las fundaciones Colunga y Hogar de Cristo, el Núcleo Milenio para el Estudio del Curso de Vida y la Vulnerabilidad (MLIV) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Durante la presentación se hizo un llamado a la “imperativa implementación de un piso de protección social sensible a la niñez, como estrategia de política pública para la superación de la pobreza y la vulnerabilidad”, explicando que éste debe garantizar ingresos mínimos y acceso a servicios sociales de calidad, con la intención de erradicar las desigualdades que vulneran los derechos de las niñas, niños y adolescentes (NNA) que nacieron en este contexto.

Las condiciones de desigualdad que aún imperan en el país, hacen fundamental contar con un Piso de Protección Social que ayude a disminuir esta situación y a acabar con la pobreza que vive parte de la niñez. De hecho, un ejemplo de esto es que, pese a ser Chile parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con un PIB per cápita de poco más de 13.000 dólares, es uno de los países miembro con uno de los gastos más bajos en inversión social.

Se abordaron los resultados de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional, CASEN, de 2017 y 2020 (en Pandemia) destacando cómo la crisis sanitaria había desmejorado aún más las condiciones de las NNA que viven en pobreza y vulnerabilidad, calificando los últimos resultados como “una crisis sin precedentes en el país y focalizada en los hogares más vulnerables”. En la encuesta de 2017 cerca de un millón de niñas, niños y adolescentes vivían en condiciones de pobreza multidimensional y en la segunda “la pobreza extrema por ingresos afectó en mayor medida a la niñez y a la infancia”. De hecho, la pobreza por ingresos llegó a 703.000 personas de menos de 18 años y la extrema a 264.000.

Presentaron el estudio el Director Social del Hogar de Cristo, Paulo Egenau, y al profesor de la Escuela de Gobierno UC e investigador de MLIV, Eduardo Undurraga, quienes dieron pie a la conversación llamada Las medidas más urgentes en Chile, en las que participaron representantes de Fundación Ilumina, del Centro de Sistemas Públicos de la Universidad de Chile, de CIDENI y fue moderado por el representante adjunto de UNICEF, Glayson Ferrari.

La investigación “Nacer y Crecer en Pobreza en Chile” consideró diversos instrumentos de investigación (literatura comparada, entrevistas a jóvenes que durante su niñez y/o adolescencia vivieron en pobreza y talleres con adolescentes, representantes de la sociedad civil, de medios de comunicación, del mundo empresarial, de la academia y tomadores de decisión) para enriquecer el estudio con diferentes enfoques.

El estudio se puede descargar, es un libro de ocho capítulos que está disponible en los sitios web de las organizaciones que constituyen la alianza.

Descárga el resumen ejecutivo aquí

Presentación de Paulo Egenau y Eduardo Undurraga aquí.

Revisa el seminario