El estudio hecho por académicos de las Escuelas de Psicología y Gobierno UC (Marigen Narea y Kenzo Asahi, respectivamente) y el Centro de Justicia Educacional (Alejandra Abufhele y Amanda Thelias) muestra que el acceso a áreas verdes se puede transformar en un factor protector contra los trastornos de la salud mental y las dificultades en las prácticas parentales a causa de las cuarentenas por COVID-19.